jueves, 17 de julio de 2008

"La fascinació del periodisme: Cròniques (1930-1936)", Irene Polo

El libro recoge las crónicas que Irene Polo escribió entre los años 1930 y 1936 para la revista Imatges y los diarios La Humanitat, L’opinió, L’instant, entre otros. En ellas podemos leer periodismo donde se percibe el auténtico periodismo de calle de una mujer perseverante y tenaz, que no descansaba ante las adversidades y si no conseguía lo que buscaba, hacía del intento frustrado la crónica. Así, podemos leer cómo Irene Polo persigue al alcalde de Madrid, Pedro Rico, para que haga algunas declaraciones para el medio en que trabaja la periodista, pero éste da evasivas e Irene Polo se queda sin sus palabras. Pero lo sabemos porque hizo de ese intento frustrado, lo que debía publicar. Lo mismo ocurre con el intento frustrado de sacar algunas palabras a Francesc Cambó en su regreso a Barcelona.

Pero como hemos dicho, no solamente hay contacto con las altas esferas políticas, la Polo se desplazaba donde hiciera falta para reflejar la angustia de la gente más desfavorecida, por lo que no duda en querer entrar en una mina en Sallent, donde unos mineros están haciendo huelga de brazos caídos, aunque su entrada a la mina es denegada. O podemos leer el estupendo reportaje que hace sobre las casas de empeño de Barcelona.

Y es que en el periodismo de Irene Polo no solamente se ve gran profesionalidad, sino también un compromiso social. Da voz a los ciudadanos cuando se quejan de lo mal que van los autobuses Roca en Barcelona y ella no duda en subirse a uno y escribir sobre estas incomodidades. Incluso es capaz de escribir segundas y terceras versiones a medida que los ciudadanos le escriben.

No solo eso, podemos ver un seguimiento de las elecciones en el Paralelo (Barcelona) donde Lerroux cae y gana Francesc Macià. Y si hablamos de elecciones, también podemos leer las que se vivieron en Andorra con España y Francia como custodios al acecho, en que las versiones oficiales parecían contradecir los resultados de las mesas electorales, lo que provocó una confusión entre los periodistas, que no sabían cuál había sido el resultado real.

Impagable es su reportaje sobre las huelgas de obreros, apelotonados varias familias en espacios reducidos en condiciones infrahumanas, con la única voluntad de trabajar para salir adelante como pueden. Igual de importante y meritorio es su investigación para descubrir a algún empresario avaricioso que no duda en bajar el sueldo a sus empleados para mayor ganancia suya. Y si hablamos de denuncias sociales, no podemos dejar de hablar de los sanatorios en condiciones tercermundistas, donde uno puede salir con infecciones si circula por sus pasillos.

La fascinació del periodisme, que de momento solo está editado en catalán por Quaderns Crema, es una excelente antología de esas crónicas que escribió esta mujer dura, convencida de cuáles eran sus deberes, que luchó contra las arremetidas constantes que recibía y que no amilanaba ante nada.

Su labor periodística cesó cuando se marcha con la compañía de teatro de Margarita Xirgu a América, para trabajar con ella. Algunos dicen que la Polo se enamoró de ella, y no pudo soportar que la Xirgu no la correspondiera. Otros dicen que esto no es posible por el carácter de la periodista. Sea como fuere, la cuestión es que mientras la Guerra Civil se cerníaen España, Irene Polo acabó en una depresión que lallevó al suicidio.

Y una curiosidad, se dice en la introducción escrita por Glòria Santa-Maria y Pilar Tur, que Margarita Xirgu le ofreció ir a América, porque le quedó una plaza libre que debía ocupar otra persona: Federico García Lorca. Éste no aceptó y prefirió quedarse en una España fascista que acabó con él.

En definitiva, un libro muy recomendable para los amantes del periodismo y, sobre todo, para los amantes de un género periodístico que ha perdido fuerza a lo largo de los años: el reportaje. Y si lo que les interesa no es el periodismo, igualmente pueden acercarse a este libro para ver cómo era la sociedad española y cómo estaba la política en aquellos seis años que precedieron a la guerra civil.

No hay comentarios: