domingo, 22 de febrero de 2009

'Llámame por tu nombre', André Aciman

Llámame por tu nombre
(Call me by your name)
André Aciman
Traducción de Guillermo Díaz Ceballos
Género: Novela
Editorial: Alfaguara
1ª edición, junio de 2008
277 páginas
ISBN: 978-84-204-7389-5

Como cada verano, Elio –un chico de diecisiete años- espera la llegada de algún joven creador a su casa de Italia. Su padre, catedrático, acoge cada año a algún estudiante universitario o futuro escritor para que le ayude en sus actividades culturales y, de paso, que disfruten de un descanso en Italia. Ese año llega Oliver, un joven autor estadounidense. Elio siente rápidamente un incontrolable deseo sexual hacia él y, aunque con cierto miedo, acaba reconociéndoselo. Oliver no quiere caer en la tentación, pero también él se siente fascinado por Elio. Ambos empiezan una historia de amor y pasión intentando aprovechar el tiempo al máximo ya que saben que, al final del verano, Oliver tendrá que volver a Estados Unidos.

Llámame por tu nombre es una intensa historia de amor entre dos jóvenes, como ya ha quedado dicho en el argumento. Quizá la originalidad de esta novela esté en que los amantes son dos chicos homosexuales (o, al menos, bisexuales), porque historias como ésta, con un amor de verano se habrán escrito cientos. Y seguramente tampoco sea muy originalidad, uno no está puesto en novelas de amor homosexual, pero tanto se ha escrito, que tiene que haberlas a montones.

Si la historia no es, por lo tanto, original, nos queda esperar que, al menos, esté bien escrita o que conmueva al lector de alguna manera. Lo primero lo tenemos, está bien escrita; Aciman escribe como si él mismo hubiese vivido cada cosa que cuenta, por lo que resulta convincente. Y a la vez conmovedor, no es difícil que el lector le coja cariño a Elio y quiera que sus deseos se vean satisfechos (sobre todo, imagino, si el lector es también homosexual). Pero, cuidado, no seré yo quien encasille esta novela como "literatura gay"; este tipo de etiquetas me sacan de quicio. Es, ante todo, una historia de amor.

Lo reprochable en esta novela es el manejo del tiempo narrativo. El autor tarda 240 páginas aproximadamente en contarnos una historia de tan sólo unas semanas veraniegas y, en cambio, en las últimas 30 ó 40 páginas pasan quince años de repente, casi sin que al lector le dé tiempo a asimilar que el verano se ha acabado. Justo en ese punto es cuando la novela se me caía de las manos, perdía interés y lo que es peor, toda credibilidad. Como si el autor hubiese querido rizar el rizo de una forma innecesaria y se hubiese cargado una potente historia de amor con un desenlace descuidado. Quizá la novela hubiese estado mejor sin esas últimas 40 páginas.

2 comentarios:

JHON dijo...

ES UNA NOVELA MAGNIFICA,EN LA QUE SE VUELVEN A SENTIR TODOS LOS SENTIMIENTOS DE LA PRIMERA VEZ QUE AMAS Y ERES AMADO.
UNA OBRA DE ARTE,UN SALUDO

Anónimo dijo...

¿no terminan juntos al final?