lunes, 8 de noviembre de 2010

'El tiempo mientras tanto', Carmen Amoraga

El tiempo mientras tanto
Carmen Amoraga
Editorial Planeta
1ª edición, noviembre de 2010
Género: Novela
297 páginas
ISBN: 9788408097266

ISBN: 9788408100003 (versión ebook)

Ser finalista de un premio ganado por Eduardo Mendoza no tiene que ser nada fácil porque, aunque las comparaciones sean odiosas (o eso dicen), siempre se producen y el autor de La ciudad de los prodigios parte con la ventaja de una larga y consolidada carrera literaria a sus espaldas y su solvencia (léase entre líneas) es indiscutible. Ocurre además que el 2010 ha sido el año en que el Premio Nadal (el más antiguo de España) y el Premio de Novela Ciudad de Torrevieja (el segundo mejor dotado del país tras el Planeta) han eliminado la categoría de finalista de sus galardones (algo no les debía funcionar...), así que por esto sospecho que el de Carmen Amoraga no es un papel del todo fácil.

La autora valenciana ha apostado, con El tiempo mientras tanto, por una novela intimista (adjetivo que siempre me pone en alerta cuando de premios literarios va la cosa) sobre un grupo de personas que esperan, abatidos, la muerte de María José, en coma irreversible tras sufrir un accidente. Frente a la cama aguardan su padre, Paco; su madre, Pilar y su amiga Marga, entre otros conocidos y allegados. Es precisamente el hecho de saber que la vida puede escaparse en cualquier momento lo que detona las verdaderas (e irreconocidas) frustraciones de cada uno de los personajes: lo que han vivido (lo que son) frente a lo que ya no podrán vivir (ni ser). De ese modo, se establece una doble línea, digamos, psicológica y dramática: la de no poder hacer nada para evitar que María José muera y la de saber que ellos, en realidad, hace tiempo que empezaron a estar un poco muertos por dentro.

Una vez leída la novela, puedo afirmar sin ningún atisbo de duda que Carmen Amoraga no es una mera actriz secundaria en este premio Planeta: El tiempo mientras tanto es una novela brillante, brutal y arrolladora. Brillante porque una vez más Amoraga otorga una inteligencia a su escritura que no da tregua al lector: te mantiene en vilo como si de un thriller se tratara a pesar de que está hablando de sentimientos universales, tan sabidos por todos, pero a la vez tan difíciles de reconocer. Brutal, porque realmente te sacude (suena a tópico pero no lo es) como si fuese una terapia de reconocimiento de los límites y las debilidades del ser humano. Y arrolladora porque la autora consigue algo muy difícil: que nos sintamos implicados con cada uno de los personajes y sus correspondientes preocupaciones de forma que hagamos nuestras sus angustias. A todo ello hay que sumar un estilo narrativo con una personalidad que seduce desde la primera página, gracias también a que Amoraga, nuevamente, dota de una impecable naturalidad a los diálogos de la novela.

Se nota que detrás de El tiempo mientras tanto hay un trabajo serio y riguroso, lo cual me alegra enormemente porque la autora valenciana ha conseguido algo que pocos autores del círculo Planeta (esos que un año ganan el Nadal, otro el Planeta y poco después el Fernando Lara) logran: aprovechar el tiempo para mejorar. De Algo tan parecido al amor (finalista del Nadal en 2007) a El tiempo mientras tanto hay un abismo. Esta novela camina por sí sola, dentro y fuera del Planeta.

No hay comentarios: