sábado, 26 de julio de 2008

'Los cien golpes', Melissa P.

Los cien golpes (Cento colpi di spazzola prima di andare a dormire)
Melissa P. (Melissa Panarello)
Editorial Poliedro (marzo de 2004)
Traducción de Juan Carlos Gentile Vitale
Género: Novela erótica
199 Páginas

Melissa Panarello es una joven italiana, estudiante de bachillerato, que decide escribir una breve autobiografía de su vida sexual. Escrita en forma de diario, la autora aborda todas las aventuras eróticas que ha tenido desde los catorce años hasta los dieciséis. Con un estilo descarado y sin tapujos, podremos ver cómo una adolescente se introduce en el mundo del desenfreno sexual a través de orgías, tríos, travestismo, lesbianismo... Todo por satisfacer su curiosidad sobre este ambiguo aspecto de la vida humana.

La novela ha sido un éxito dentro y fuera de Italia y ha levantado una agridulce polémica. Agria por esa sociedad excesivamente puritana y sensiblona que se escandaliza al leer que una niña practique estas actividades y además tenga la valentía -o descaro- de exponerlas en un libro; dulce porque seguro que esta polémica era la que pretendía levantar la autora.

Antes que nada es bueno plantearse si lo que se nos explica Melissa P. es cierto, falso o sencillamente exagerado. La autora ha dicho de esta novela que se plantea como una fábula y al mismo tiempo dice que de lo que narra, el 90 % es cierto y el otro 10 % es inventado. Cuesta creer que una adolescente con dieciséis años haya vivido todo lo que ha vivido Melissa P. -o mejor dicho, su personaje. No sabemos si estamos realmente ante una autobiografía sincera y desnuda o ante una sutil y acertada estrategia editorial.

¿Habría vendido lo mismo Melissa P. si en lugar de presentar su obra como un diario autobiográfico, la presentara como una simple novela de ficción? ¿Obtendría tanto éxito si en vez de haberla escrito una adolescente, la hubiese escrito una mujer ya madura o incluso un hombre? No lo sabemos, desde luego, pero una de las claves del éxito de esta obra es sin duda la juventud de la autora y un tema tan literariamente apetecible como son las primeras experiencias sexuales, más si se presentan como reales.

Quizá sí sea cierto que esta joven siciliana ha vivido grandes aventuras en el plano sexual, pero cuesta creer que una adolescente participe en tantas orgías, que se preste sin pudor al lesbianismo sin ser lesbiana, que no dude en meterse en la cama con un casi cuarentón… Uno tiene la sensación que o bien se ha exagerado o bien la parte de invención es algo más que ese 10%.

Dicho todo esto, hay que decir que si nos tomamos Los cien golpes como lo que en teoría pretende la autora, una fábula, creo que cualquiera puede disfrutar de esta lectura. No se puede discutir la libertad que te da la literatura, así que nadie se debería escandalizar ni extrañar por lo que aparezca entre sus páginas. Podemos creer que estamos ante una obra de ficción o una autobiografía auténtica, eso depende de cada lector, la autora parece que se presta al juego.

Personalmente creo que estamos ante una hábil maniobra de una autora avispada y dudo que realmente haya vivido todo lo que nos explica, pero como ya he dicho, no por eso debemos reprocharle nada, en la literatura podemos movernos como queramos, tanto autores como lectores.

En cualquier caso hay que decir que Los cien golpes es de bastante agilidad y sencillez en cuanto al estilo; ella ha querido ser directa y lo ha conseguido. El lenguaje es una mezcla de obscenidad y metáfora, así que no nos desviamos demasiado de la novela erótica común. Estamos ante un diario simplemente en cuanto a estructura se refiere, es decir, en cuanto a la separación de capítulos; lo que es la narración, no responde tanto a este género, ya que hay diálogos, anotaciones...

Considero que Los cien golpes es una buena “novela” erótica accesible a cualquier lector sin prejuicios. Sea ficción o no lo que nos cuenta Melissa Panarello (Melissa P. para los lectores), en realidad no importa, ambas cosas son válidas, la obra está ahí y no es la primera ni la última autora que juega con esta estrategia.Para no extenderme más, acabo con una cita de la autora extraida de su siguiente novela, El aroma de tu aliento, en referencia a Los cien golpes: “…y como nunca he tenido nada que perder, he escrito un libro fingiendo que tenía un diario”. Que cada cual interprete como quiera estos "cien golpes".

Leer entrevista a Melissa P.

No hay comentarios: